EL ROMANCE HOMOSEXUAL DE JAMES DEAN

EL ROMANCE HOMOSEXUAL DE JAMES DEAN

Su carrera de actor de cine se reduce a tres películas, filmadas en 16 meses. Sólo alcanzó a ver una. Murió hace 50 años, antes de cumplir 25. Desde entonces es un ícono para jóvenes de varias generaciones. Inestable e inconformista, vivía al límite. Amado por las mujeres, dicen que era masoquista y homosexual.

Para el 40 aniversario de su muerte, en 1995, una biografía de Paul Alexander, Boulevard of Broken Dreams (La calle de los sueños rotos), afirmaba que James Dean era “masoquista y homosexual” y que “le gustaba tanto hacerse quemar los brazos con cigarrillos, que sus amigos más íntimos lo habían bautizado el cenicero humano“.

Basándose, según decía, en entrevistas realizadas a lo largo de tres años con amigos del actor y de hombres que supuestamente mantuvieron relaciones sexuales con él, “Dean era un homosexual asumido, que odiaba a las mujeres, pero que se veía obligado a frecuentarlas porque la empresa Warner se lo exigía”.

Según Alexander, los primeros intentos de Dean por ingresar al mundo de Hollywood se acompañaron de numerosos contactos homosexuales con directores de cine que le prometían papeles en sus películas. Entre los amantes que habría frecuentado, Alexander menciona a Roger Brackett, director de una radio con quien Dean habría convivido varios meses.Y especialmente Sal Mineo, un compañero de Rebelde sin causa, considerado el primer joven que protagonizó a un gay en el cine, tal como afirma el crítico español Terence Moix en El País.

Una muerte anunciada Eran las 15.45 del 30 de setiembre de 1955. Quinientos kilómetros separaban Los Angeles de Salinas y, acompañado por su mecánico alemán Rulf Wuretherich, Jimmy decidió recorrerlos guiando su último modelo al que llamaba The Little Bastard (El pequeño bastardo). Dicen que puso su Porsche rojo a 150 kilómetros por hora en la Autopista 46, Paso Robles, rumbo a Salinas. Su mecánico, que salió ileso, afirmó que cuando iban por la ruta se les cruzó un Ford a gran velocidad, conducido por otro joven. Que Jimmy trató pero no pudo esquivarlo. Se incrustó bajo el Ford, perdiendo la vida al instante.

Entre los pliegues de su mítica campera de cuero rojo estaba la medalla de San Cristophe que le había dado el único gran amor de su vida (obligada a casarse con otro): la actriz italiana Pier Angeli. Dean solía asegurar, con sonrisa triste, que nunca le iba pasar nada gracias a esa medalla.

Sin embargo, la noche anterior le dejó su gato a su amiga y compañera de filmación Elizabeth Taylor para que se lo cuidara, le dijo, porque temía que algo le pasara. Jimmy no llegó a tiempo para el movimiento beat, para obras como En el camino, de Jack Kerouac, que relataba impaciencias como la suya.

Fue el abanderado de una generación que coqueteaba con la muerte con la misma insolencia con que absorbía la vida. Faltaban diez años para los Beatles, y trece para el Mayo francés, cuando la juventud de Occidente quiso cambiar la Historia. Fue el primer rebelde, en tiempos en que la rebeldía juvenil era, como hoy, 50 años después, individual y apolítica.

James Dean es Totalmente InsiteGay y tu?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: